La gente cría mascotas ahora más que nunca. Si se da un paseo por un parque o simplemente se camina por la calle, se pueden ver pocos individuos paseando perros. En realidad, muchos lugares aceptan ahora mascotas, y en varios de ellos hay cafeterías para mascotas. La gente quiere tener mascotas por diferentes motivos. Algunos quieren tenerlos como fieles amigos y compañeros, otros por su belleza y otros por sus rasgos únicos e inusuales. La gente tiene mascotas desde hace mucho tiempo. Los primeros perros conocidos fueron domesticados hace más de 14.000 años. Desde entonces, la gente ha seguido teniendo todo tipo de animales como propios, incluidos perros, gatos, pájaros, conejos, hámsters, peces y más. La gente está cada vez más interesada en tener animales de compañía. De hecho, la industria de los animales de compañía está creciendo. En Estados Unidos, la industria de los animales de compañía mueve $72.000 millones de euros. Se espera que esta industria siga creciendo. Algunas personas optan por adoptar mascotas de refugios en lugar de comprarlas a criadores o tiendas de mascotas.

Sólo en Estados Unidos se utilizan cada año casi 25 millones de animales para experimentación. Entre ellos hay perros, gatos, conejos, cerdos, corderos, monos y otras criaturas. Se les confina en pequeñas jaulas donde se les alimenta a la fuerza con productos químicos, se les practican agujeros en el cráneo y sufren otros procedimientos dolorosos. A los afortunados se les aplica la eutanasia cuando termina su tormento. Otros muchos, sin embargo, son abandonados y a menudo mueren porque están enfermos y no tienen forma de cuidar de sí mismos. No hay ninguna ley que obligue a los laboratorios a encontrar un hogar para los animales que ya no necesitan, por lo que el destino de estas criaturas suele dejarse a la discreción de cada científico. Como resultado, muchos de los animales utilizados en experimentos son simplemente sacrificados una vez finalizada la investigación. Hay varias organizaciones de defensa de los derechos de los animales, como People for the Ethical Treatment of Animals (PETA), que trabajan para denunciar la crueldad de los ensayos con animales y presionar para que se establezcan normas más estrictas. Estos grupos también apoyan a los científicos que quieren encontrar alternativas al uso de animales en sus investigaciones.

La experimentación animal se denomina a veces "ensayo con animales", "experimentación con animales" e "investigación con animales". Se utiliza para evaluar la seguridad y eficacia de un producto, así como para comprender cómo funciona el cuerpo humano. Hay tres tipos de experimentos con animales: Los experimentos in vitro se realizan con células o tejidos extraídos del cuerpo. Los experimentos in vivo se realizan con animales vivos. Los experimentos in silico se realizan con modelos informáticos. Algunos consideran que la experimentación con animales es un mal necesario, mientras que otros creen que es una práctica inhumana y cruel. El debate en torno a la ética de la experimentación animal es complejo y a menudo emocional. Quienes apoyan la experimentación animal lo hacen por varias razones. Argumentan que la experimentación animal es necesaria para el avance de la ciencia médica y que ha permitido desarrollar tratamientos y vacunas que salvan vidas. También argumentan que los animales utilizados en los experimentos están bien cuidados y que sus derechos están protegidos por la ley. Quienes se oponen a la experimentación con animales lo hacen por varias razones. Sostienen que es cruel e inhumano utilizar animales para experimentación. También argumentan que hay métodos alternativos de investigación que no implican el uso de animales.

La industria de la experimentación somete a menudo a los animales a pruebas que están a punto de convertirse en tortura. A menudo se crían animales especialmente para experimentar con ellos. Las pruebas realizadas con animales suelen ser dolorosas y a veces mortales. Los animales experimentan miedo y sufrimiento durante los experimentos. Los animales no pueden dar su consentimiento para que se experimente con ellos. Los sujetos de experimentación pueden verse obligados a convertirse en adictos a las drogas, o estar expuestos al VIH u otras enfermedades mortales. Además de los problemas éticos asociados a la experimentación con animales, también hay problemas científicos. Los animales reaccionan a las drogas y otras sustancias de forma diferente a los humanos. Esto significa que los resultados de los ensayos con animales pueden no ser exactos cuando se aplican a los seres humanos.

Sobre la autora: La Dra. Faith Whitehead es veterinaria licenciada e investigadora.

es_ESES

Pin It on Pinterest

What Our Clients Say
131 reseñas