Las mascotas son los mejores amigos de los niños. Les encantan y disfrutan de su compañía. Los animales de compañía proporcionan a los niños compañía, amor y seguridad. Enseñan a los niños a querer y cuidar a los demás. Los niños que tienen animales de compañía son más felices y tienen más autoestima. También son menos propensos a sufrir ansiedad y depresión. Algunas de las ventajas de la conexión de los niños con los animales de compañía son que ayudan a los niños a desarrollar la empatía, pueden proporcionar compañía, pueden ayudar a los niños a aprender responsabilidad y pueden ayudar a los niños a sentirse queridos y seguros. Las mascotas pueden ayudar a los niños a desarrollar la empatía enseñándoles a cuidar de otro ser vivo. Las mascotas pueden proporcionar compañía al ser un amigo constante para el niño. Los animales de compañía pueden ayudar a los niños a aprender a ser responsables enseñándoles a cuidar de otro ser vivo. Los animales de compañía pueden ayudar a los niños a sentirse queridos y seguros proporcionándoles un compañero leal y cariñoso.

La relación entre niños y mascotas es larga y variada. Las mascotas proporcionan compañía y amor absoluto a los niños, que a su vez suelen proporcionar cuidados y atención a sus peludos (o a veces escamosos) amigos. Esta relación simbiótica puede ofrecer muchos beneficios a ambas partes, como un aumento de la actividad física, una disminución de la soledad y la ansiedad y una mejora de las habilidades sociales. Las mascotas también pueden enseñar a los niños el ciclo de la vida y cómo afrontar la muerte de un ser querido. También pueden inspirar empatía y responsabilidad en los niños, que deben aprender a cuidar de sus mascotas para mantenerlas sanas y felices. Por supuesto, la tenencia de animales de compañía conlleva algunos riesgos, como la posibilidad de mordeduras o arañazos, alergias y contagio de enfermedades. Sin embargo, estos riesgos pueden minimizarse eligiendo la mascota adecuada para su familia y enseñando a los niños a interactuar de forma segura con su nuevo amigo peludo (o escamoso).

Mucha gente cree que la idea de exponer a los niños a animales de compañía es controvertida. Algunas personas creen que es beneficioso que los niños estén expuestos a mascotas, ya que puede enseñarles responsabilidad, empatía y otras habilidades importantes para la vida. Otros creen que las mascotas pueden ser peligrosas para los niños y que no se les debe dejar solos con ellas. En última instancia, la decisión de exponer o no a los niños a los animales de compañía es personal. Algunos niños pueden establecer fuertes vínculos con sus mascotas y verlas como parte de su círculo social, mientras que otros pueden no estar tan apegados y verlas más como una propiedad. En última instancia, depende de cada niño y de cómo decida interactuar con su mascota determinar si su vida social se ve afectada y de qué manera. Para algunos niños, tener una mascota puede proporcionarles un sentimiento de compañía y responsabilidad. Estos niños pueden sentirse más cómodos socializando con otros niños que también tienen mascotas, ya que tienen algo en común con lo que establecer vínculos. Para otros niños, tener un animal de compañía puede fomentar su sentido de la independencia, ya que aprenden a cuidar de otro ser vivo. Estos niños pueden ser más propensos a realizar actividades por su cuenta, como explorar el exterior, y pueden no sentir la necesidad de estar rodeados de otros tan a menudo.

Sobre la autora: La Dra. Faith Whitehead es veterinaria licenciada e investigadora.

es_ESES

Pin It on Pinterest

What Our Clients Say
83 reseñas