Los seres humanos maltratan a los animales retenidos en zoológicos, acuarios y circos. Actúan impecablemente para el público mientras sufren enfermedades, agonía, desnutrición y pavor. Las majestuosas criaturas son obligadas a realizar trucos ridículos que son lo más alejado de su comportamiento natural. Los inquietantes gritos de los animales se oyen en todas las pistas. Con cada voltereta, rezan para que su entrenador capte el mensaje de que están sufriendo y les haga parar. Los animales están confinados en jaulas diminutas y sucias, y no reciben los cuidados adecuados que necesitan. Los seres humanos maltratan a los animales de muchas maneras en zoológicos, acuarios y circos. La forma más común de maltrato es el abandono. Los animales no reciben la comida, el agua o el refugio que necesitan para sobrevivir. Tampoco tienen la oportunidad de hacer ejercicio o socializar con otros animales. Esto puede provocarles problemas de salud mental y física. Otra forma de maltratar a los animales en zoológicos, acuarios y circos es el maltrato físico. A menudo se golpea a los animales para que realicen trucos. También se les obliga a actuar de forma incómoda o peligrosa. Esto puede provocar lesiones o incluso la muerte de los animales. Por último, los humanos también abusan sexualmente de los animales en zoológicos, acuarios y circos. A menudo se obliga a los animales a aparearse con otros animales o con humanos.

Los animales de compañía suelen verse siempre privados de su comportamiento natural y obligados por sus dueños a hacer acrobacias y actuaciones sin sentido. Los cuidadores de zoológicos, acuarios y circos sacan a los animales de sus hogares y de su entorno natural. Como consecuencia del maltrato emocional y físico que sufren en cautividad, estos animales no suelen desarrollar todo su potencial. Están confinados en áreas pequeñas y no tienen espacio para deambular o hacer ejercicio. Esto puede causarles graves problemas de salud, y a menudo no reciben la atención médica adecuada. También se les priva de su dieta natural y se les alimenta con comida poco sana y a veces venenosa. La comida que ingieren no suele ser nutritiva y a veces se mezcla con medicamentos para mantenerlos dóciles. A veces también se les administran inyecciones hormonales para que crezcan más deprisa o para evitar que se queden embarazadas. A menudo se les obliga a vivir en condiciones insalubres. Viven en jaulas demasiado pequeñas y sin espacio suficiente para moverse. Esto puede provocarles problemas de salud e incluso la muerte.

Debido a que su naturaleza natural interfiere con el entretenimiento para el que están diseñados, los animales de espectáculo reciben a menudo diferentes medicamentos por inyección. Los animales no deberían ser tratados tan mal y descuidados y no deberían mantenerse en tanques, jaulas o espectáculos. Los zoológicos, acuarios y circos no son apropiados para el uso público. Los animales deben poder deambular libremente, no estar confinados en jaulas o tanques. La mayoría de estos animales son traídos de la naturaleza y se ven obligados a vivir en malas condiciones. Por ejemplo, los elefantes del circo están encadenados la mayor parte de su vida y sólo se les deja salir para hacer trucos que suelen ser dolorosos.

es_ESES

Pin It on Pinterest

What Our Clients Say
83 reseñas