El cáncer sigue siendo una de las principales causas de muerte en mamíferos, incluidos humanos y mascotas, y presenta desafíos complejos en el tratamiento. Como dueños de mascotas, es fundamental estar informado sobre los tumores felinos para controlar estas afecciones de forma eficaz cuando surjan. Este artículo explora los tipos comunes de tumores en gatos, su diagnóstico, opciones de tratamiento y medidas preventivas.

Tipos de tumores comunes en gatos

  1. Sarcomas de tejidos blandos:
    Estos tumores se originan a partir de fibroblastos (células que producen tejido fibroso) y otros tejidos de soporte, y generalmente se desarrollan debajo de la piel. Varían en malignidad; algunos son muy agresivos, se infiltran ampliamente en los tejidos locales y metastatizan tempranamente en los ganglios linfáticos y los pulmones. Otros son menos agresivos y menos propensos a propagarse.
  2. Adenomas intestinales:
    Los linfomas y adenocarcinomas son los tumores más prevalentes que afectan el tracto gastrointestinal de los gatos. Los adenocarcinomas generalmente afectan el intestino delgado o grueso (raramente el estómago) y crecen rápidamente, causando a menudo obstrucciones intestinales. Los síntomas comunes incluyen pérdida de apetito, pérdida de peso, vómitos y diarrea. Estos tumores frecuentemente metastatizan a los ganglios linfáticos locales e invaden extensamente las paredes intestinales.
  3. Tumores mamarios:
    Estos tumores, más comunes en gatas mayores (aunque también se observan en machos y hembras esterilizadas), pueden afectar una o más glándulas mamarias y, a menudo, presentan múltiples inflamaciones o nódulos firmes. Con el tiempo, la piel que cubre estos nódulos puede ulcerarse. Los tumores mamarios con frecuencia se diseminan a los ganglios linfáticos locales y a los pulmones. Es de destacar que los tumores mamarios, aunque menos comunes en gatos que en perros, son predominantemente malignos en los gatos.

Procedimientos de diagnóstico para tumores felinos

  1. Observación: Es vital realizar un seguimiento regular del comportamiento y la condición física de un gato. Cualquier agrandamiento persistente de los bultos u otras reacciones adversas a largo plazo, como depresión o problemas gastrointestinales, deben provocar una visita al veterinario.
  2. Imágenes: Las radiografías y la ecografía son fundamentales para valorar el abdomen y detectar tumores.
  3. Biopsia y pruebas bioquímicas: Se realizan muestreos de ganglios linfáticos locales (mediante biopsia o aspiración) y análisis de sangre para confirmar la naturaleza y extensión del tumor.
  4. Cirugía exploratoria: Cuando las imágenes no son concluyentes, es necesaria la inspección directa y la toma de muestras del abdomen mediante cirugía para determinar la presencia y el tipo de tumor.

Opciones de tratamiento para tumores felinos

  1. Extirpación quirúrgica: La cirugía es el tratamiento más eficaz para la mayoría de los tumores benignos y se utiliza ampliamente si se conoce la extensión del tumor. Es especialmente recomendable para gatos más jóvenes, ya que la retirada temprana puede conducir a una recuperación más rápida y exitosa.
  2. Medicación: Para tumores malignos o inoperables, el tratamiento sintomático puede incluir esteroides, analgésicos, estimulantes del apetito y suplementos nutricionales.
  3. Quimioterapia: Se considera cuando un tumor maligno es inoperable, conlleva un alto riesgo de metástasis o ya se ha diseminado. Los efectos secundarios pueden incluir caída del cabello y supresión de la médula ósea.
  4. Radiación y otras terapias: Técnicas como la magnetoterapia, la radioterapia y la terapia con ultrasonido se utilizan para tratar tumores difíciles de extirpar quirúrgicamente, como los de la cavidad bucal o la zona nasal.

Medidas preventivas

  1. Controles de salud periódicos: Especialmente en el caso de los gatos mayores, los exámenes veterinarios periódicos pueden ayudar a detectar enfermedades a tiempo.
  2. Castración: La castración temprana reduce significativamente el riesgo de desarrollar tumores mamarios en las gatas.
  3. La seguridad ambiental: Evite exponer a los gatos a áreas donde puedan encontrar agentes químicos.
  4. Dieta y salud: Proporcionar una dieta equilibrada y mantener un peso saludable a los gatos puede mejorar su sistema inmunológico y reducir el riesgo de problemas de salud relacionados con la obesidad.

Comprender estos aspectos de los tumores felinos puede ayudar a los dueños de gatos a controlar la salud de sus mascotas de manera más efectiva y garantizar una mejor calidad de vida para sus compañeros felinos.

es_ESES

Pin It on Pinterest